29Noviembre2021

29 Noviembre 2021
03 Febrero 2021 Escrito por 

La inteligencia emocional y la tecnología en lo laboral de la era covid-19

  • Un futurista discute las habilidades y tecnologías clave que el lugar de trabajo híbrido exigirá a los líderes
  • Dos ingredientes que los líderes necesitan equilibrar: la tecnología y la humanidad 

Énfasis Turístico

La llegada del COVID-19 durante 2020 consiguió acelerar la implementación de un gran número de cambios en los entornos de trabajo alrededor del mundo. Muchos de éstos ya habían sido pronosticados por Jacob Morgan, orador de TED, autor del libro The Future Leader, publicado poco antes de la irrupción de la pandemia. En conversación con Brennan McReynolds, Global Product and Technology Lead de CBRE, ambos dilucidan algunas de las claves en la nueva normalidad del mundo del trabajo.

 

LIDERAZGO Y EMPATÍA

 

Si bien algunas de las características que debe poseer un líder en el espacio de trabajo ya habían sido establecidas antes de que comenzara la pandemia, con la aparición de ésta se volvieron totalmente indispensables. En el libro, Morgan habla de la mentalidad de los líderes eficaces, pensando en los próximos 10 años, sin embargo, con la llegada del COVID-19 la línea de tiempo se encogió. El líder del futuro se ha convertido en el líder actual.

 

La importancia de poner a las personas en primer lugar, antes que los negocios, es decir practicar la empatía, o lo que llama Morgan “la habilidad de Yoda”, en referencia al pequeño personaje de la saga Star Wars, consiste en velar primero por el bienestar de los que integran el equipo de trabajo.

 

“Eso ha tomado el centro del escenario porque cuando uno está en una llamada con sus empleados ahora, lo primero que tiene que hacer es preguntarles cómo están, si están a salvo, cómo están sus familias antes que ir directamente a cómo están los números de ventas.”, señala Morgan. Se necesita mucha empatía e inteligencia emocional en la comunicación con los colaboradores, pues estamos tratando con personas con bagajes y orígenes distintos, de generaciones distintas, muchos de ellos ubicados en otras partes del mundo.

 

EL BALANCE ENTRE TECNOLOGÍA Y HUMANIDAD

 

Con la llegada del COVID y la implementación forzada del trabajo a distancia, cada uno de nosotros se ha convertido en su propio departamento de TI. Tienes que configurar tu cámara, micrófono y diagnosticar y resolver tus problemas de Wifi. Todo el mundo necesita saber un poco más de tecnología. Sin embargo, si nos detenemos a imaginar qué hubiera pasado si el COVID hubiera llegado 10 o 20 años antes y no ahora, con el ancho de banda que tenemos, por ejemplo, es posible que los resultados hubieran sido mucho más catastróficos. La tecnología ha salvado a muchas empresas, incluso pequeñas, permitiendo adaptar toda su operación, gracias ésta sus empleados son capaces de comunicarse y las ventas pueden llevarse a cabo. Sin todo esto muchas más empresas habrían cerrado y mucha más gente habría perdido su trabajo.

 

Los cambios que muchas empresas han estado tratando de hacer en los últimos 10 años, los tuvieron que hacer en las últimas 10 semanas.

 

Al hablar de inteligencia artificial, y de automatizar el trabajo, uno no se refiere necesariamente a reemplazar a las personas, sino a simplificar actividades como el papeleo, para que pueda dedicarse el tiempo a cosas más productivas. Se trata de poner la tecnología al servicio de las personas, para crear una fuerza de trabajo más comprometida, productiva y eficiente. Es importante dejar el poder de elegir en manos de las personas, a pesar de las recomendaciones que puedan proveer los algoritmos.

 

REPLANTEARSE EL ESPACIO DE TRABAJO

 

Mucha gente se ha preguntado si las oficinas van a desaparecer. La respuesta es no. Lo que habrá es una mayor flexibilidad en cuanto al espacio de trabajo. Muchas personas continuarán viviendo en grandes centros urbanos como Nueva York o San Francisco, una vez que se distribuya mejor la vacuna.

 

“El lugar de trabajo ya no se trata de las paredes físicas, sino más bien de la disposición del empleado a comprometerse con su empleador, con sus colegas o entre sí. Hay un equipo de nosotros dedicado exclusivamente a la comprensión, elevación y conexión de la experiencia en el lugar de trabajo dentro de CBRE a través de servicios y tecnología”, señala McReynolds.

 

Morgan coincide en esta parte, “Todavía hay mucho valor en ver a la gente cara a cara. La confianza, la construcción de relaciones, conexiones, lluvia de ideas, resolución creativa de problemas, la estrategia, la capacidad de tener conversaciones e interacciones significativas. Esas cosas son realmente valiosas para las organizaciones cuando se trata de innovación, confianza, seguridad psicológica y la creación de un lugar donde se siente como si realmente quiere estar allí.”  La pandemia ha traído grandes retos, pero también oportunidades de implementar nuevos cambios para los líderes de las organizaciones.



Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.

leftLorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore.

Newsletter