09Agosto2022

09 Agosto 2022
29 Junio 2022 Escrito por 

Lazy Susan, el nuevo restaurante de Edo Kobayashi

  • Abre sus puertas en la colonia Cuauhtémoc y ofrece comida chuka

 

Énfasis Turístico

Situado en la planta alta de Río Pánuco 132, en la colonia Cuauhtémoc, muy cerca de la embajada de Japón, Lazy Susan convive con restaurantes, bares, tiendas y otros establecimientos que recrean las tradiciones, la cultura y gastronomía oriental, al grado de conformar en unas cuantas cuadras el centro de la cultura culinaria japonesa conocido como Little Tokyo.

El concepto de Lazy Susan es la comida chuka, cuyo origen se remonta a mediados del siglo XIX, cuando el puerto de Yokohama, Japón, se abrió al comercio exterior y comenzó a recibir a migrantes chinos que formaron algunos asentamientos. Ya establecidos, los comerciantes chinos formaron escuelas, mercados, centros comunitarios y otras instalaciones que dieron forma al barrio chino más grande de Japón.

La unión de las culturas japonesa y china floreció cuando los migrantes chinos adaptaron su gastronomía a la cultura local. En esas primeras cocinas, la comida china se mezcló con el estilo de preparación japonés para crear nuevos sabores y, principalmente, nuevas formas de elaborar los platillos tradicionales. Ese particular estilo de cocina es la propuesta culinaria que ahora podemos disfrutar en Lazy Susan.

En el menú de Lazy Susan podemos encontrar platillos orientales únicos elaborados con insumos frescos importados directamente de China, preparados al estilo japonés y con los sellos de Edo Kobayashi: rigor en la técnica, la más alta calidad de ingredientes y atención al más mínimo detalle.

En Lazy Susan, la personalidad del chef también se hace notar. Los platillos están a cargo de Shigetoshi “Toshi” Narita, colaborador de Edo Kobayashi casi desde sus inicios. Nacido en Yokohama, Japón, Toshi aprendió a cocinar en el restaurante de su padre y con el tiempo se especializó en la cocina tradicional japonesa. Llegó a México en 2014 para supervisar Rokai y se maravilló con la mezcla de ingredientes y sabores que abundan en el país.

En Lazy Susan se ofrece una variedad de sakes que combinan a la perfección con los alimentos: secos, fermentados, con acentos lácticos o de madera, de especias y herbales; cervezas chinas como la Tsingtao y la japonesa Kirin Ichiban.

La coctelería es otro diferenciador, pues cuenta con cocteles refrescantes que se crearon en la década de los 50, pero que se hicieron famosos en los 80 y 90. Uno de ellos es el Miami Vice, que lleva piña colada y daiquirí de fresa; el toque especial se lo da la pimienta Sichuan y un preparado de fresa quemada fermentado por casi 300 días.

Destaca también el Long Island Iced Tea, elaborado con un escarchado de ron, tequila, gin, vodka y licor de naranja, pero que incluye hoja de neroli y de naranja aromática.

La carta de vinos ofrece una sofisticada y amplia selección de vinos blancos, rosados y tintos, provenientes de prestigiosas bodegas de diferentes partes del mundo, y pensada en favorecer maridajes adecuados con la propuesta de alimentos.

El punto central del restaurante es la cocina abierta, rodeada de una barra desde la que es posible observar la destreza de los cocineros y la preparación de los alimentos.

La arquitectura y el diseño del espacio corrieron a cargo de Vizcarra Studio, quien trabajó en conjunto con Edo Kobayashi para lograr la ambientación que envuelve a Lazy Susan. El resultado es un lugar contemporáneo y original, hasta cierto punto ecléctico y con un aire casi clandestino –ubicado en la planta alta de una casona típica de la colonia–, que recrea una atmósfera oriental e invita a permanecer y a compartir tanto los alimentos como las bebidas en el restaurante.



Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.

leftLorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore.

Newsletter